Envío Gratis/Free Shipping a/to EU, USA y/and LatAm
0 Carrito
Añadir al carrito
    Tiene artículos en su carrito
    Tiene 1 artículo en su carrito
    Total
    Finalizar pedido Seguir Comprando

    Perlas Barrocas.

    Las perlas barrocas son, simplemente, perlas irregulares. Asimétricas. Son perlas sin una forma definida. Pueden tener cualquier forma, ya que son formadas naturalmente. Esto es siempre que no se les introduzca cualquier objeto con una forma predeterminada como, por ejemplo, una pequeña cruz o una figurita. Este tipo de perlas también son consideradas barrocas.

    Cómo se Forman las Perlas Barrocas ?

    Las barrocas se pueden dar en cualquier tipo de perla. De agua salada, agua dulce. En las Australianas, Tahitianas. Blancas, negras, doradas y plateadas. De todas formas, son más comunes en las perlas de agua dulce o freshwater. Esto se debe a que los moluscos de agua dulce son injertados con un pequeño trozo de mantilla procedente del labio interior de los moluscos y no por una cuenta redonda como ocurre con las Akoya o las Australianas, por ejemplo. Con lo cual, al no haber una cuenta redonda que les dé forma, las perlas crecen libremente dentro de la ostra.

    En el caso de las perlas Tahitianas, el 40 % de la producción son barrocas. En las Tahitianas, las ostras son injertadas con una cuenta redonda y con un trozo pequeño de mantilla. 

    Las barrocas cada vez están más de moda, ya que con ellas se hacen diseños muy bonitos de collares, pendientes o aretes, colgantes o bien pulseras. El precio de las perlas barrocas suele ser inferior al de las redondas en lo referente a la forma de la perla. En cuanto a la calidad, un collar de barrocas puede alcanzar un precio bastante alto. Las barrocas Tahitianas suelen tener un Oriente muy alto, lo cual les confiere una belleza especial. Esto se debe a que sus formas caprichosas y recovecos se prestan a jugar con la luz de forma especial.

    Una de las principales características de las barrocas es que no hay dos iguales. Todas ellas nos sorprenden y quién las porta, se convertirá en el foco de atención y admiración de los presentes. Si se trata, por ejemplo, de un collar y unos pendientes o aretes de Tahitianas, estas piezas exclusivas de joyería suscitarán comentarios dignos de escuchar.